Poder: La extinción del mandato

En este escrito leerás sobre la extinción del mandato del poder.

La extinción del mandato

De conformidad con el Código Civil, el mandato se extingue por lo siguiente:

Por revocación.


Por renuncia del mandatario.


Por la muerte, interdicción, quiebra o cesión de bienes del mandante o del mandatario.


Por la inhabilitación del mandate o del mandatario, si el mandato tiene por objeto actos que no podrán ejecutar por si, sin asistencia del curador.


Sin embargo, es necesario advertir que en cuanto a la revocación, por muerte, interdicción, quiebra o cesión de bienes del mandante o del mandatario pasa lo siguiente.


No se extingue el mandato cuando haya sido dado en ejecución de una obligación del mandante para con el mandatario.

También es necesario afirmar que el mandante puede revocar el mandato siempre que quiera y compeler al mandatario a la devolución del instrumento que contenga la prueba del mandato.


La revocación del mandato, procede así:


Esta revocación notificada solo al mandatario, por lo que no puede perjudicar a terceros.

Que ignorando tal decisión del mandate, han contratado de buena fe con el mandatario, salvo al mandante sus recursos contra el mandatario.


Ahora bien, para el nombramiento de un nuevo mandatario para el mismo negocio, produce la revocación del mandatario anterior, pero desde el día en que se hace saber el nuevo mandatario.


Asimismo, el mandatario puede renunciar al mandato, pero se lo debe notificar al mandante.

Es importante acotar que si la renuncia del mandatario, perjudica al mandante, el mandatario debe indemnizar al mandante, con la excepción que no pueda continuar en ejercicio del mandato sin sufrir un perjuicio grave.


Lo que hace el mandatario en nombre del mandante ignorando la muerte de este, o una de las otras causas que hacen cesar el mandato, es válido con tal que aquellos con los cuales han contratado hayan procedido de buena fe.

En importante, destacar lo siguiente:

Que el mandante, puede revocar el mandato cuando así lo decida, pero debe seguir las mismas formalidades que sirvieron para el otorgamiento del mandato.


En cuanto a la revocación tacita, la misma surtirá los efectos con el nombramiento de un nuevo apoderado para realizar las mismas actividades.


Pero esto tiene una excepción, la cual ya fue explicada.


Existe extinción del poder si el mandante o el mandatario han incurrido en quiebra como fue expresado anteriormente o se ha tenido que realizar cesión de sus bienes a los acreedores que imposibiliten atender sus actividades como sería el caso de la interdicción y la muerte.


La venta o cesión de un crédito, de un derecho o de una acción son perfectas, y el derecho cedido se transmite al cesionario, desde que haya convenio sobre el crédito o derecho cedido y el precio, aunque no se haya hecho la tradición.

El mandatario está obligado a terminar el negocio que ya ha iniciado en la época de la muerte del mandante, si hay peligro en la mora.

Cuando ocurra la muerte del mandatario, sus herederos, si tienen conocimiento del mandato, deben avisar al mandante y proveer entre tanto a lo que exija las circunstancias en interés de este.

En cuanto, a la cuarta causa de la extinción del mandato, antes explicada, y que esta subsumida en la inhabilitación del mandante o mandatario, si las facultades conferidas exceden de la simple administración, el inhabilitado requiere el nombramiento de un curador para realizarlas.

Sería el caso que para realizar la cobranza de ciertos arrendamientos, el mandato no se extinguirá, pero cuando sea para todos aquellos actos de disposición de cualquiera de los dos, es decir mandante o mandatario, si extingue el poder.

Cuando el poder es revocado por el mandante al mandatario, este mandante debe acudir a la misma Notaria Publica donde le fue otorgado para que se haga la respectiva nota marginal.

Luego notificarlo al mandatario, que el poder fue revocado.

En relación a la prescripción de los poderes, estos no prescriben con el tiempo, salvo que se indique en el mismo poder la fecha de su término o para que deba ser utilizado de manera específica.

Ya que dejarlos abiertos, muchas veces pueden ser mal utilizados a espaldas del mandante.

Una vez que fallezca el poderdante, el poder se extingue.


Es de gran importancia saber que no pueden ser mandatarios:

Es necesario que tenga la capacidad de ejercicio.

El ciego y sordo mudo no pueden ser mandatarios.

Pero existe una salvedad, si el mandato ha sido conferido a incapaz, este puede representar de manera valida al mandante, no quedando obligado con el mandante.

Solo dentro de los dentro de los cuales puede ser obligado como incapaz, tal como lo expresa el mismo Código Civil al señalar:

Cuando el mandato ha sido conferido a un incapaz, este incapaz puede representar válidamente al mandante, pero no queda obligado para con el mandante sino en los límites dentro de los cuales puede ser obligado como incapaz.

Quiero indicar, para mayor comprensión al público, que mandato civil y poder es similar. Mandante y poderdante son sinónimos. Mandatario o apoderado también son similares.

Esta observación la expreso por cuanto así lo señala el Código Civil.

Ahora bien, cuando el mandatario actúa dentro de los límites del mandato.

Aquel acto que cumpla como mandatario a nombre del mandato, producirá efectos directamente en provecho y en perjuicio del mandante.

Por tanto, los actos cumplidos en los límites de sus poderes por el representante en nombre del representado, producen directamente sus efectos y provecho y en contra de este ultimo.

Cuando el mandatario obra en su propio nombre, el mandante no tiene acción contra aquellos con quienes ha contratado el mandatario, ni estos contra el mandante.

En tal caso el mandatario queda obligado directamente hacia la persona con quien ha contratado como si él fuera suyo el negocio.

Hay que señalar, que este principio también se extiende al caso que el acto lo haya celebrado el mandatario sustituto. Ahora bien, cuando es a la inversa, el mandatario no queda obligado frente al tercero ni tiene acción contra el.

Más adelante, el Código Civil, señala lo siguiente:

En cuanto a los efectos del consentimiento sobre aquellas relaciones externas, que ninguna persona puede, salvo disposición contraria de la ley, contratar consigo misma en nombre de su representado.

No se requiere que el representante tenga capacidad para obligarse, basta que él sea capaz de representar a otro conforme a la ley y que el acto de que se trate no esté prohibido al representante.

Si la voluntad del representante está viciada, el acto es anulable en beneficio del representado.

Si la voluntad del representado esta viciada, el caso es anulable siempre que el representante no haya hecho sino expresar la voluntad del representado.

Cuando el mandatario obra en su propio nombre, el mandante no tiene acción contra aquellos con quienes ha contratado el mandatario, ni estos contra el mandante.

En este caso el mandatario queda obligado directamente queda obligado directamente hacia la persona con quien ha contratado como si el negocio fuera suyo, tal como se expuso anteriormente.

Por lo los únicos vicio, del respectivo consentimiento que influyen en las relaciones externas, son aquellas que afectan la voluntad del mandatario o de aquella persona con quien este ha contratado. Es decir, que si el mandatario actúa en su propio nombre no obliga al mandante.

El mandatario, cuando quiera puede sustituir el poder que el mandante le haya conferido y por supuesto revocarlo, en el momento que lo crea más conveniente.

En caso que no le haya dado facultad para sustituir, el mandatario debe responder de la gestión del sustituto.

El mandatario responde de aquel en quien ha sustituido su gestión. En los siguientes casos:
Cuando no se le dio poder para sustituir.

Cuando el poder, para sustituir ha sido conferido sin designación de persona, responde solo de la culpa cometida en la elección y en las instrucciones que necesariamente debió comunicar al sustituto.

En estos casos el mandante puede obrar directamente contra la persona que haya sustituido al mandatario.

Sin embargo, el Código de Procedimiento Civil, expresa lo siguiente:

No existe sustitución cuando intervengan y sean interesados en los actos practicados por el mandatario. Es similar a la revocación tacita, por cuanto al ser designado para los mismos actos, otro mandatario, queda revocado el poder.

La revocación de un mandato general, no conlleva a la revocación del mandato para actos especiales, en caso que no lo haya manifestado el mandante.

De los deberes de las partes y de los abogados

Esta parte de gran importancia, que el público tenga conocimiento, a los fines de evitar consecuencias innecesarias.

De igual forma, es necesario que se tenga mucho cuidado, cuando se entregue un poder a la persona de confianza.

De conformidad con lo establecido en el Código de Procedimiento Civil, las partes, apoderados y los abogados asistentes deben actuar en el proceso con lealtad y probidad, por lo que deberán observar:

Exponer los hechos de acuerdo a la verdad.

No interponer pretensiones ni alegar defensas, ni promover incidentes, cuando tengan conciencia de su manifiesta falta de fundamentos de hechos y de derecho.

No promover pruebas.

Tampoco realizar actos inútiles e innecesarios.

En la defensa del derecho que sostengan.

Las partes y los terceros que actúen en el proceso con temeridad o mala fe son responsables de los daños y perjuicios que causen.

Se presume, salvo prueba en contrario que la parte o tercero han actuado en el proceso con temeridad o mala fe en los siguientes casos:

Deduzcan en el proceso pretensiones o defensas, principales o incidentales, que sean infundadas.

Que maliciosamente alteren u omitan hechos esenciales de la causa.

Que obstaculicen de manera ostensible y reiterada el desenvolvimiento normal del proceso.

Al respecto el CPC indica lo siguiente:

El Juez, deberá tomar de oficio o a petición de parte, todas las medidas necesaria establecidas en la ley, para prevenir o sancionar, las faltas a la lealtad y probidad en el proceso, las contrarias a la ética profesional, la colusión y el fraude procesal o cualquier acto contrario a la majestad de la justicia y el respecto que se deben tener los litigantes.

El Código Civil indica:

El que con intención, o por negligencia, o por imprudencia, ha causado un daño a otro, esta obligado a repararlo.

De igual manera la reparación al causar un daño a otro, excediendo, el ejercicio de su derecho, los límites fijados por la buena fe o por el objeto en vista del cual le ha sido conferido ese derecho.

De igual manera, tare como consecuencia el ejercicio de la acción penal.

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, en sentencia del 04 de agosto del año 2000 expresó:

El dolo procesal y sus efectos aparece recogido en el ordenamiento procesal, cuando el ordinal 1º del artículo 170 del CPC crea en las partes el deber de la veracidad (exponer los hechos de acuerdo a la verdad) mientras que el articulo 17 al desarrollar el deber de lealtad y probidad en el proceso, por parte de los litigantes, ordena la prevención de la colusión y el fraude procesal (máximo exponente del dolo procesal).

En sentencia de la Sala de Casación Civil del 11 de mayo del año 2000, expresó:

No se obra con la necesaria probidad y buena fe al formular la demanda basadas en premisas fácticas, que tanto el actor como su letrado, deberían saber que eran contrarias a la verdad, desconociendo así la obligación de buena fe, que debe respetarse en todo tipo de procedimiento e incurriendo en temeridad y abuso de derecho.

Mutatis mutandi, igualmente actúa con temeridad y abuso de derecho el abogado que anuncia recurso de casación en un juicio que no alcanza la cuantía necesaria para la admisibilidad del señalado recurso extraordinario.

El Código de Procedimiento Civil, señala:

Las partes y sus apoderados deben abstenerse de emplear en sus diligencias y escritos expresiones o conceptos injuriosos o indecentes.

El Juez ordenará testar tales conceptos, si no se hubiesen anotado antes, apercibiendo a la parte o al apoderado infractor, para que se abstengan en lo sucesivo de repetir la falta, con una multa de dos mil bolívares por cada caso de reincidencia.

Las partes deben suministrar a sus apoderados lo suficiente para expensas. Si no lo hicieren, no podrán ellas exigir responsabilidad del apoderado que hubiere dejado de hacer algo que ocasione gastos.

A esto el Código Civil, indica que el mandante debe reembolsar al mandatario los avances y gastos, que este haya hecho para la ejecución del mandato y pagarle su salario se lo ha prometido.

El mandante debe indemnizar al mandatario de las pérdidas que este haya sufrido a causa de su gestión, sino se le puede imputar culpa alguna.

El CPC expresa que el apoderado o sustituto están obligados a seguir el juicio en todas las instancias, siempre que los tribunales que deban conocer del asunto existan en el mismo lugar, en caso contrario deben realizar las sustituciones convenientes, con arreglo de lo que indica el CPC o avisar al poderdante por la vía más rápida.

Escrito publicado el 13 de Enero de 2019

Te recomiendo leer también mis escritos sobre:

Responderé a tus inquietudes aquí abajo en la sección dedicada a los comentarios

Gracias por tu lectura.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Uzcategui dice:

    Es posible efectuar una revocatoria parcial de un poder?
    Vale decir, se puede revocar un poder general en ciertas facultades y dentro del MISMO documento expresar que el apoderado, así como se le revoca ciertas facultades, también está autorizado para actuar en nombre y representación de las facultades restantes? es eso posible en un mismo documento de revocatoria?

    Me gusta

    1. Hola Uzcategui

      Usted cuando revoca el poder es de manera total, así que le recomiendo que revoque ese poder y haga uno nuevo, donde se establezcan dentro de ese mandato todo cuanto pueda hacer su representanta legal

      Gracias por leerme

      Me gusta

  2. Uzcategui dice:

    Gracias por atender a mi duda. Realmente muy interesante los temas en publicación. Ahora bien volviendo al punto de lo recomendable es revocar y luego emitir nuevo poder en el.entendido que ambos son actos separados . Podría para evitarme un doble gasto administratico entre un documebti y otro, emitir un nuevo Poder a está persona con las facultades que Amerito ejerza en mi nombre y automáticamente eso haría por una revocación tácita? es así como podría funcionar ? Y con ello me evitó doble gasto o es necesaria la revocación

    Me gusta

  3. Midelys Ramirez dice:

    Dr. Marcano me gustaría saber su opinión respecto a la decisión del SAREM con respecto a el poder otrorgado de un padre a otro para los trámites de un hijo fuera del país, es decir cuando uno de los padres sale del con el consentimiento de uno de los padres y está institución “deroga dicho poder”,me interesa mucho su orientación y si en estos casos procedería un amparo constitucional.gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .