Homicidio: Sobre el magnicidio, el agavillamiento y la eutanasia

A continuación, en este escrito, te explicaré qué es el magnicidio, el agavillamiento y la eutanasia, de acuerdo a lo que indica la Ley en Venezuela.

Es escrito es continuación de mi publicación previa sobre el homicidio

Homicidio contra el Jefe de Estado

También se le denomina magnicidio, ya que se trata de la primera personalidad del país y por la representación que la entraña.

Obviamente es un homicidio calificado.

Homicidio frustrado

Es aquella conducta criminal del que queriendo dar muerte ilegítima a otro, realiza todo los actos personales para su ejecución que deberían producir ese resultado, pero el homicidio no se materializa, por causas independientes de la voluntad del victimario.

Homicidio piadoso

Es aquel semejante a la eutanasia, el cual significa “buena muerte”.

Sea el ejemplo de aquella persona moribunda, quien es víctima de una enfermedad incurable y padece de inmensos dolores que no se pueden calmar con grandes dosis de analgésicos.

Por lo que en un momento determinado un familiar o amigo de la persona moribunda ante esta situación de gravedad del enfermo, le causa la muerte para evitar tanto sufrimiento, que puede darse con el consentimiento o no del enfermo quien puede encontrarse inconsciente.

En relación al homicidio piadoso, tenemos varios aspectos:

El Código Penal Venezolano no lo considera en sus normas jurídicas.

Es necesario distinguir la eutanasia (que es la muerte piadosa) y la ortanasia (es aquella que consiste en no emplear medios extraordinarios para mantener viva a una persona, como sería el respirador artificial de una persona vegetativa).

La ortanasia es diferente de las dos formas de eutanasia como es la eutanasia activa y pasiva.

Eutanasia activa, es aquella caracterizada no por la acción sino por la omisión.

Eutanasia pasiva, está dada por los cuidados que se omitan, son únicamente los extraordinarios, que tiene como finalidad prolongar la vida vegetativa del paciente.

La ciencia médica, debe abstenerse de retardar o prolongar la vida de la persona, cuando su estado de gravedad es tal que el desenlace fatal sea inminente.

La muerte cerebral, es el punto genuino del fin de la vida del ser humano.

Por lo que debe entenderse desde el punto de vista medico la muerte de la persona.

La Ley del Ejercicio de la Medicina, señala lo siguiente:

“El médico o medica que atienda a enfermos o enfermas irrecuperables, no está obligado u obligada al empleo de medidas extraordinarias de mantenimiento artificial de la vida. En estos casos, de ser posible, oirá la opinión de otros profesionales de la medicina. El reglamento desarrollara el contenido de esta disposición.”

De la misma forma la cita ley, señala que el ingreso y la permanencia de los enfermos en las unidades de cuidados intensivos deberá someterse a normas estrictas de evaluación, destinadas a evitar el uso injustificado, inútil y dispendioso de estos servicios en afecciones que no las necesitan y en la asistencia de enfermos irrecuperables en la etapa final de su padecimiento.

Igualmente esta ley señala, que la certificación de muerte, demuestren que el paciente ha sufrido muerte encefálica, es decir, muerte cerebral.

En el aspecto religioso Monseñor Lambruschini manifestó:

“Si no hay nada que hacer para mantener una vida humana, se pueden omitir medidas excepcionales para prolongar la vida en unas condiciones particularmente penosas” ( Declaraciones a L Osservatore della Domenica, del 23 de enero de 1969)

La iglesia católica, más comprensiva de lo que se imaginan algunos detractores consagra el derecho de morir con toda serenidad, con dignidad humana y cristiana, ya que importante proteger en el momento de la muerte, la dignidad de la persona humana y la concepción cristiana de la vida contra un tecnicismo que corre el riesgo de hacerse abusivo y por ello es licito renunciar a unos tratamientos que procurarían solamente una prolongación precaria y penosa de la existencia (Declaración Pontificia Iura et bona, Roma 1980.)

Lesiones atenuadas (duelo regular)

El duelo regular, cuando se ha realizado dentro de las reglas caballerescas, es una lucha armada entre dos personas físicas e imputables en condiciones de igualdad preestablecidas por terceros y determinadas por motivos de honor.

Entre sus elementos se encuentran:

  • Los duelistas deben actuar con lealtad, sin ventajas ni alevosías.
  • Las consecuencias jurídicas, es la atenuación de la responsabilidad penal.
  • A los testigos se les aplicará la pena establecidas para los cómplices, con atenuantes.

El Código Penal, estima como motivo de atenuación en los juicios de muerte o lesiones corporales, el haberse causado en duelo regular.

Se puede rebajar la pena correspondiente al hecho punible y a los testigos de ese duelo igual a la que se imponga al matador o heridor, disminuida a la mitad.

Si el duelo es con deslealtad, se considerara como agravante para la aplicación de las penas correspondientes al homicidio y los testigos se les considerará como coautores.

Cuando el homicidio, es cometido cuerpo a cuerpo, si el heridor o interfecto hubiera provocado y aunque el heridor o matador la hubiere aceptado o continuado a pesar de haber podido cortarla o de haber podido abstenerse de reñir sin grave riesgo, se tendrá en cuenta esa circunstancia y se aplicará la pena correspondiente con la respectiva atenuación a la dos terceras partes de la pena.

Si el lance se ha originado por cuanto una de las partes ofendió el honor o reputación de la otra o de su familia en documento público o con escritos o dibujos divulgados o expuestos al público o con otros medios de publicidad, se estimará como provocador al autor de esos hechos y según la gravedad de la difamación, los tribunales pueden cambiar la pena que corresponda al que haya herido o dado muerte al provocador, en confinamiento por igual tiempo, con la reducción prevista.

El confinamiento, es la obligación impuesta al reo, de residir, durante el tiempo de la condena en el Municipio que indique la sentencia firme que la aplique, no pudiendo designarse al efecto ninguno que diste de 100 kilómetros donde cometió el delito y el ofendido para la fecha de la sentencia de primera instancia.

Por lo que el penado estará obligado en comprobación de estar cumpliendo la sentencia y mientras dura la condena, a presentarse en la jefatura Civil del Municipio, la cual no podrá ser más de una vez por día.

Complicidad correspectiva

El Código Penal, señala los siguientes elementos:

  • Cuando en la perpetración de la muerte o las lesiones han tomado parte varias personas y no pueda descubrirse quien las causo.
  • En este caso se castigará a todos con la pena respectivamente correspondiente al delito cometido. La pena a aplicar se disminuirá a la mitad.
  • No se aplicará esta rebaja de pena al cooperador inmediato del hecho punible.

Armas prohibidas

En aquellos casos de muerte o heridas causadas con armas prohibidas, la exención o atenuación establecidas en beneficio de su autor con respecto al delito de homicidio o lesiones personales no lo favorecerá en cuanto al delito de porte de armes, que será castigado al Capítulo I Titulo V del Código Penal.

Esto se refiere a los delitos en cuento a la importación, fabricación, comercio, posesión y porte de armas que se efectúen en contravención a lo indicado en el Código Penal y al Ley Sobre Armas y Explosivos.

Se consideran agravantes si los delitos fueron cometidos por funcionarios policiales, resguardo de aduanas, funcionarios públicos, vigilantes privados legalmente autorizados y empleados públicos, casos en los cuales se aumentará la pena hasta un tercio de la medida.

Agavillamiento

El Código Penal señala, es cuando dos o más personas se asocian con el fin de cometer delitos, cada una de ellas será penada por el solo hecho de la asociación para cometer el delito.

Sentencias sobre casos de homicidios

En sentencia No 112 de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia confirmo la condena de 14 años de prisión contra un ciudadano por la comisión del delito de homicidio intencional simple, tipificado y sancionado en el artículo 405 del Código Penal.

La Sala de Casación Penal desestimó el recurso de casación interpuesto por la defensa contra la decisión emitida en el año 2017 por la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial del Estado Apure, que declaro sin lugar un recurso de apelación y confirmo la decisión dictada por el Tribunal Primero de Primera Instancia en Funciones del Juicio del referido circuito.

Ese ciudadano se encontraba ingiriendo bebidas alcohólicas con otros dos hombres en una residencia ubicada en San Fernando de Apure, hasta que dicho ciudadano saco un arma de fuego tipo revolver y le disparo a uno de los presentes causándole la muerte.
En sentencia 233 del 19 de mayo del 2009 expediente C09-159, la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia el Tribunal Mixto Primero de Primera Instancia en Funciones de Juicio del Circuito Judicial Penal del Estado Guárico extensión Calabozo el 19 de junio del 2008 condeno por unanimidad a un ciudadano a 24 años de prisión por la comisión de los delitos de homicidio calificado por motivos fútiles e innobles, homicidio calificado en grado de frustración por motivos fútiles e innobles y resistencia de la autoridad tipificados en los artículos 406.1 en concordancia con el articulo 80 en su segundo aparte y el artículo 218 del Código Penal.

Los hechos ocurrieron el 22 de febrero del 2005, por cuanto un ciudadano se presento a una licorería a comprar unas cajas de cervezas y por cuanto el ciudadano de la licorería no le quiso vender unas cajas de cervezas, se presento entre ambos una discusión.

El hoy occiso y vendedor de la licorería, saco un arma de fuego disparando al aire y al suelo para que el otro ciudadano depusiera su conducta agresiva y violenta.

Pero cuando disparo la última bala, el acusado lo despojo de la pistola y lo golpeo en la cabeza y en la cara.

La victima huye hacia el depósito de la licorería para guarnecerse de los golpes proferidos por el acusado siendo perseguido por este y golpeándole hasta perder el conocimiento.

Lo sacó por el acusado por los brazos, aprovechando su inconsciencia hasta la parte externa de la licorería donde lo sigue golpeando con un listón de madera.

La víctima es trasladada hasta el Hospital General por su estado crítico.

Su agresor se dirige al hospital y se introduce en el quirofanito con la intención de matar al herido, creando temor y pánico en el personal médico y paramédico del Hospital.

Pero fue sometido por las autoridades del Estado Guárico.

El abogado defensor del acusado interpone recurso ante la Corte de Apelaciones del citado circuito judicial penal.

La Corte de Apelaciones, con sede en San juan de los Morros en su dispositiva indica lo siguiente

“Declara parcialmente con lugar el recurso de apelación ejercido… contra la sentencia definitiva dictada por el Tribunal de Primera Instancia en Funciones de Juicio… por lo que por vía de consecuencia se modifica dicha sentencia y se condena al ciudadano… a cumplir la pena de diecinueve (19) años, tres (3) meses, veintidós (22)días y doce (12) horas por la comisión de los delitos de homicidio por motivos fútiles e innobles en el articulo 406 ordinal (sic) primero del Código Penal… lesiones intencionales menos graves previstos en el articulo 415 eiusden… y resistencia de la autoridad tipificado y penado en el articulo 219 ordinal(sic) 2º ibídem, así como las penas accesorias contenidas en el artículo 16 del mismo Código”

Sin embargo, la defensa Pública del acusado interpuso recurso de casación por ante la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia.

La Sala de Casación Penal admitió la primera, segunda y octava denuncia por cuanto cumplen los requisitos del artículo 462 del Código Orgánico Procesal Penal. Por lo que convoco a una audiencia oral y pública que deberá celebrarse en un plazo no menor de quince (15) días ni mayor de treinta (30) días de acuerdo con lo ordenado en el artículo 466 eiusdem.

La Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia desestimo por manifiestamente infundado la tercera cuarta, quinta sexta y séptima denuncia del recurso de casación interpuesto por la Defensa Publica contra la sentencia de la Corte de Apelaciones del 20 de febrero del 2009.

En sentencia 242 de fecha 4 de mayo del 2015, la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia, reitero el criterio de la existencia del dolo eventual en el ordenamiento jurídico venezolano, por lo que el dolo se configura cuando el agente conociendo la consecuencia dañosa de sus actos, omita actuar para impedirla sosteniendo una actitud indiferente ante la materialización del hecho eventual típico.

En tal sentido, la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia indico lo siguiente:

“… Ante esta situación resulta necesario precisar si tal actitud despreocupada e indolente ante el bien ajeno permitiría afirmar que el actuar conscientemente, pero sin darle importancia a la posible producción de un daño a otro, es porque en realidad se quiere ese resultado…”

En relación a lo antes expresado, la Sala considero que si la respuesta a la premisa anterior es negativa, no estaríamos en presencia de un dolo eventual conforme a la ley penal vigente, puesto que el artículo 61 del Código Penal Vigente exige la intención de realizar el hecho que constituye delito.

Pero se admite que actuar con conciencia de tener un posible resultado dañoso, pero aun así insistir en el acto es igual a querer tal efecto, la consecuencia es inversa a la anterior.

El dolo eventual si gozaría de fundamento jurídico normativo en Venezuela, ya que tendría la intención de realizar una conducta delictiva tanto la persona que así lo expresa y actúa para lograrlo.

Es por ello que en sentencia No 490 del 12 de abril del 2011 dictada por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia expreso con carácter vinculante lo siguiente:

“… el tipo de homicidio doloso previsto en el artículo 405 del Código Penal… no solo abarca el homicidio doloso de primer grado (dolo directo o directo de primer grado, sino también el de segundo( dolo indirecto, dolo directo de segundo grado o dolo de consecuencia necesaria) y tercer grado(dolo eventual o dolo de consecuencia eventual)… detallando que siendo el dolo eventual, dolo… el mismo implicaría conocer y querer realizar la conducta típica objetiva, o desde otra perspectiva, conocer y aceptar que se está realizando la acción (latu sensu) y seguir actuando a pesar de ello( conformarse con el resultado típico y siendo indiferente su producción…”

Existen otras sentencias de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia expediente 92-213 del 20 de julio del año 2000 en cuanto ratifico que se absolviera a un ciudadano por los delitos de homicidio intencional y porte ilícito de armas de fuego, por tanto se declaro sin lugar el recurso de casación interpuesto por la representación fiscal, por cuanto se demostró la legítima defensa.

La Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia en sentencia 190 de fecha 24 de agosto del 2018 ratifico la condena de 15 años y 3 meses de prisión para unos policías adscritos a la Policía del Estado Sucre.

Se les ratifico la condena por la comisión de los delitos de homicidio intencional calificado cometido por alevosía y por motivos fútiles en grado de complejidad correspectiva tipificado en el articulo 405 en concordancia con el articulo 406 numeral 1 y en relación al 424 del Código Penal y quebrantamientos de Pactos y Convenios Internacionales previsto y sancionado en el articulo 155 numeral 3 de la misma norma en perjuicio de varios ciudadanos.

Sentencia 029-14 del 10-11-2014 de homicidio preterintencional de la Corte de Apelaciones del Estado Zulia.
Sentencia No 492 de fecha 25-11-2014 homicidio preterintencional de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia.

Homicidio culposo sentencia 06 del 21-05-2014 de la Corte de Apelaciones del Estado Portuguesa.

Homicidio culposo, sentencia No 403 del 03-08-2010 de la Corte de Apelaciones del Estado Monagas.

Tus preguntas e inquietudes los responderé aquí abajo en la sección de comentarios

Escrito publicado acorde al ordenamiento jurídico a la fecha vigente, 10 de Septiembre 2018

Te invitó a leer, entre otros de mis escritos:

 

 

 

  • También he tratado el delito de la violación, y sobre lo que dice la Ley en Venezuela sobre el abuso sexual

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .