Homicidio Culposo y Homicidio Preterintencional

En este escrito te explico qué es el homicidio culposo y el homicidio preterintencional

Homicidio culposo

El Código Penal, señala que el homicidio culposo es aquel que por haber obrado con imprudencia o negligencia, o bien con impericia en su profesión, arte o industria, o por inobservancia de los reglamentos, órdenes e instrucciones, haya ocasionado la muerte de alguna persona, será castigado con prisión de seis (6) meses a cinco (5) años.

En la aplicación de esta pena los tribunales de justicia apreciaran el grado de culpabilidad del agente.

Si del hecho resulta la muerte de varias personas o la muerte de una sola persona y las heridas de una o más, con tal que las heridas acarreen las consecuencias de lesiones gravísimas, la pena de prisión podrá aumentarse hasta ocho (8) años.

El homicidio culposo requiere de los siguientes elementos:

El agente no tiene el animus mecandi, ni siquiera animus nocendi, respecto al sujeto pasivo.

La muerte del sujeto activo se deriva de la imprudencia, negligencia, impericia en que ha incurrido el sujeto activo.

La imprudencia, supone una conducta positiva, como sería un movimiento corporal.

Sea el caso del aquel conductor que conduce su vehículo a alta velocidad y atropella a un transeúnte y le ocasiona la muerte.

La negligencia, supone una abstención, un no hacer es la omisión cuando se estaba jurídicamente obligado a asumir la conducta contraria.

Como es el caso que ha ocurrido en diversas ocasiones, cuando la empresa de electricidad realiza una reparación eléctrica y por negligencia de su personal olvidan cortar el flujo eléctrico y como consecuencia muere electrocutada uno de sus empleados.

Ocurre cuando se está reparando una tubería de agua en la calle de alta contenido de agua y presión de la misma que surte a la ciudad y por negligencia del personal, olvidan cerrar las llaves cuando es esta en plena reparación y como consecuencia de ello muere un obrero que trabajaba en la reparación de la tubería.

La impericia, supone un defecto o carencia de los conocimientos técnicos o científicos que son indispensables para ejercer una profesión, un arte u oficio.

Es el caso de un medico que no posea los conocimientos adecuados del cuerpo humano, y en el curso de una intervención quirúrgica corta una arteria, lo cual provoca una hemorragia del paciente y lo conduce a la muerte.

Sin embargo, es importante acotar que si el resultado antijurídico es imprevisible y el agente no tenía la posibilidad de representárselo, hay un caso fortuito y se está en presencia de la inculpabilidad y por lo tanto de la irresponsabilidad penal.

Sea el caso de una persona que sale corriendo de un edificio o de su casa y en ese instante va pasando un vehículo que lo atropella y le causa la muerte.

En este caso una vez realizada la investigación por el Ministerio Público y concluye que el agente inculpado está exento de responsabilidad penal y por tanto se trata de un caso fortuito de ese homicidio culposo.

No existe homicidio culposo agravado ni calificado.

Para la existencia de un agravante o de una calificante, es necesario que el agente haya captado las circunstancias de hecho en las cuales se apoya la agravante o calificante.

En el homicidio culposo el agente no se ha propuesto causar la muerte de una persona y por ende nunca ha tenido la intención de cometer el delito, por lo que no existe agravante ni calificantes en ese homicidio.

Tampoco en el homicidio culposo no existe la coautoría ni la complicidad, una vez que el hecho haya sido investigado por el Ministerio Público y se determino la verdad material de los hechos en ese homicidio culposo.

En el homicidio culposo no se admite la tentativa ni la frustración.

Homicidio preterintencional

Es aquel que con actos dirigidos a ocasionar una lesión personal, causare la muerte de alguno, y será castigado con presidio de seis (6) a ocho (8) años, en el caso del artículo 405.

De ocho (8) a doce (12) años en el caso del artículo 406.

Y de siete (7) a diez (10) años en el caso del artículo 407 del Código Penal vigente.

Cuando la muerte no hubiere sobrevenido sin el concurso de circunstancias preexistentes desconocidas del culpable, o de causas imprevistas e independientes de su hecho, la pena será de presidio de cuatro (4) a seis (6) años, en el caso del artículo 405.

De seis (6) a nueve (9) años, en el caso de articulo 406.

Y de cinco (5) a siete años (7) en el caso del artículo 407 del Código Penal Vigente.

Para Luis Cousiño, existe la preterintencionalidad, cuando el delito realizado por circunstancias imprevistas va más allá que el delito querido, tiene como particularidad el hecho de mediar un acto ilícito y el dolo, pero que estén dirigidos en una dirección diversa.

Sea el caso del sujeto que para vengar una ofensa le da una bofetada a un sujeto que al caer se golpea la cabeza contra el suelo y posteriormente fallece a consecuencia del impacto contra el suelo.

Es decir que muere como consecuencia de haber golpeado la cabeza contra el suelo y no por la bofetada.

Dice Carrara, que el homicidio preterintencional pertenece a la familia de los homicidios dolosos, ya que se origina con el ánimo a lesionar a una persona, pero respecto a su gravedad, ocupa un lugar intermedio entre los dolosos y los culposos.


Jiménez de Asua, expresa que existe una mezcla de dolo y de culpa. Dolo por cuanto se provoca una lesión y la culpa respecto a la muerte de la persona.

El sujeto ha querido inferir un daño y lo ha inferido, pero no ha querido causar la muerte de la persona, la cual ha sobrevenido a consecuencia de la imprevisión.

En el homicidio preterintencional, ocurre cuando por actos dirigidos a ocasionar una lesión personal, se causa la muerte.

Aquí la progresión siempre ocurre en el circulo de los bienes intereses propios de la persona física (integridad personal y vida).

Manzini, al comentar la equivalente disposición italiana de 1889, la diferencia entre el resultado querido y el ocasionado es solo cuantitativa, ya que consiste en una ofensa mayor a la persona y no en algo cualitativamente diferente.

Clasificación del homicidio preterintencional

  • Homicidio propiamente dicho.
  • Homicidio concausal, que es una figura hibrida de homicidio preterintencional y concausal.

Homicidio propiamente dicho

Se encuentra tipificado en el artículo 410 del Código Penal, el cual fue estudiado anteriormente y se indica que los actos dirigidos a ocasionar la lesión a una persona y le causa la muerte se le castigara con prisión.

En el homicidio preterintencional propiamente dicho el agente tiene la intención de lesionar al sujeto pasivo y el resultado es la muerte de ese sujeto pasivo, lo cual excede la intención del sujeto activo (victimario).

Elementos que se requieren.

Que el sujeto activo tenga la intención de lesionar al sujeto pasivo.

En el homicidio intencional y concausal, el agente obra con la finalidad de matar al sujeto pasivo.

En el homicidio intencional y concausal coinciden la intención del sujeto activo y el resultado es típicamente antijurídico.

Es necesario que la conducta del agente victimario sea suficiente por sí misma para causar la muerte del sujeto pasivo.

Es decir, la lesión que el sujeto activo infiere al sujeto pasivo, con la intención de lesionarlo, debe ser objetivamente letal.

El homicidio preterintencional propiamente dicho se asemeja al doloso y se distingue del concausal por los análisis antes señalados.

Homicidio preterintencional concausal.

En este caso el agente tiene el propósito de lesionar al sujeto pasivo, el resultado antijurídico excede de tal intención.

La conducta objetiva del agente, por si solo no es suficiente para determinar la muerte del sujeto pasivo (victima) y para alcanzar el resultado letal, es preciso que con la conducta insuficiente concurra una concausal preexistente o imprevista.

Homicidio en un niño recién nacido.

Este tipo de delito se encuentra tipificado en el artículo 411 del Código Penal.

Sin embargo, quedó derogado con la vigente Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

Inducción y ayuda al suicidio.

El que hubiere inducido a algún individuo a que se suicide, o con tal fin lo haya ayudado, será castigado, si el suicidio se consuma, con presidio de siete (7) a diez (10) años.

Según Grisanti Aveledo en la inducción al suicidio se encuentran los siguientes elementos.
Inducir al suicidio significa determinar o persuadir a otra persona a que se quite la vida.

El inductor hace nacer en la mente del inducido la idea, que antes no tenía de privarse de su existencia.

La inducción trae consigo que el suicida no hubiera tomado la trágica decisión de darse muerte, de no haber mediado la actuación del inductor.

Para que exista inducción al suicidio, es necesario que se dirija a una persona determinada.

En consecuencia, no constituye delito la llamada inducción o sugestión al suicidio.

Si el agente emplea violencia física o psíquica contra el sujeto pasivo para obligarlo a suicidarse, no hay inducción al suicidio, sino homicidio doloso.

Para que exista inducción al suicidio es necesaria la actividad voluntaria de los dos sujetos como es el inductor al suicidio y el suicida.

Sea el caso que un hombre viola a una mujer y esta desesperada se quita la vida.

La violación o seducción han influido, en la determinación de la mujer no se realizaron para que la mujer se suicidara.

El hombre violador responderá, solo como autor de la violación, pero no por el suicidio de la mujer ultrajada.

Sin embargo, en la Ley Orgánica sobre el Derecho de la Mujeres a una Vida Libre de Violencia, se establece, que la violencia psicológica, como es toda conducta activa u omisiva ejercida en deshonra, descredito o menos precio al valor o dignidad personal.

Así como también los tratos humillantes y vejatorios, vigilancia constante, aislamiento, marginalización, negligencia, abandono.

También las comparaciones destructivas conllevan a las mujeres víctimas de violencia a disminuir su autoestima, a perjudicar o perturbar su sano desarrollo a la depresión e incluso al suicidio.

Sin embargo, no se subsume esta norma jurídica a la inducción o ayuda al suicidio.

Por tanto, la inducción de suicidio es hacer nacer en la mente del sujeto pasivo, la idea que antes no tenía de suicidarse.

La ayuda al suicidio se presta a la persona que ya ha decidido suicidarse.

Esta ayuda puede ser física o moral.

La ayuda física, consiste en suministrar a la persona que ya ha decidido matarse, el instrumento idóneo para suicidarse son: Armas de fuego, soga, veneno, lanzarse en el metro, de un edificio entre otros.

La ayuda moral, intelectual o psíquica consiste en dar a una persona, que ha manifestado su intención de suicidarse, consejos, instrucciones para que se prive de la vida y con el menor dolor posible (cortarse las venas en una bañera).

En nuestra legislación penal no existe la tentativa y la frustración.

El uxoricidio (homicidio).

Se encuentra señalado en el artículo 421 del Código Penal vigente, donde se indica que no incurrirán en las penas comunes de homicidio ni en las lesiones, el marido que sorprendiendo en adulterio a su mujer y su cómplice, mate, hiera o maltrate a uno de ellos o a ambos.

Sin embargo, la Sala Plena de la extinta Corte Suprema de Justicia en fecha 05-03-1980 anuló en aquel entonces el artículo 423 del Código Penal de 1964 correspondiente al artículo 421, se produjo dos reformas parciales del Código Penal, una el 20-10-2000 y la otra el 13- 04-2005 ( actual Código Penal) , manteniéndose en ambos el texto de este articulo que ya fue anulado en 1980.

En virtud de esta situación la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia el 05-04-2006 dicto una nueva sentencia ratificando el fallo anulatorio de dicha norma y en consecuencia declaro nulo el actual artículo 421 del CP del 2005 en los términos establecidos en la sentencia indicada al inicio.

En mi siguiente escrito abordo la eutanasia y el homicidio contra el jefe de Estado.

Escribe tus dudas aquí abajo en la sección de comentarios, los responderé a la brevedad posible

Escrito acorde a las leyes vigentes al momento de su publicación, 03 de septiembre de 2018

En este Blog también encontrarás mis escritos sobre:

9 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Nadejda Makagonow dice:

    Gracias por sus aportes, estudio medicina me fue de utilidad para entender algunos conceptos de medicina legal! saludos!

    Me gusta

    1. Muchas gracias a ti por leerme Nadejda

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .