Patria Potestad: Restitución, extinción y responsabilidad de crianza

En este escrito te muestro lo que indica la Ley en Venezuela respecto a la restitución de la patria potestad, su extinción y la responsabilidad de crianza.

Patria potestad y su restitución

En relación a la restitución de la patria potestad indicaré sus características:

El padre o madre que haya sido privado de su patria potestad puede solicitar su restitución, pero después de dos (2) años de haber sido decido por sentencia firme por el Tribunal de Protección de  Niños, Niñas y Adolescentes.

Sin embargo, es importante que la solicitud de restitución de la patria potestad deba ser notificada al Ministerio Público.

De ser necesario, se debe notificar a la persona que interpuso la privación de la patria potestad o al Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

El Juez del Tribunal competente por la materia para evaluar esta solicitud de restitución de patria potestad, debe oír la opinión del hijo, la del otro padre o madre que la ejerza y la persona que tenga la responsabilidad de crianza del hijo.

Ahora bien, esta restitución de patria potestad, tiene legalmente que ir precedida de las fuentes de pruebas, de haber cesado la causal o causales que dieron origen a esta privación de patria potestad.

Extinción de la patria potestad

Entre estas extinciones de la patria potestad se encuentran las siguientes:

Mayoridad del hijo.

Emancipación del Hijo (Salir del poder  de alguien, sale de la patria potestad o de tutela cuando se le cree capaz de gobernarse por si mismo)

Muerte del padre o de la madre o de ambos.

Reincidencia de las causales de la privación de la patria potestad antes enunciadas.

Consentimiento legal, para la adopción del hijo, excepto cuando se trate de la adopción del hijo del otro cónyuge.

La privación, extinción y restitución de la patria potestad, será decidida por el Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescente.

Responsabilidad de crianza

Esta responsabilidad de crianza comprende lo siguiente:

El derecho y deber de compartirlo de manera igual  e irrenunciable de ambos padres, y son responsables civil, administrativa y penalmente por el cumplimiento de estas disposiciones.

En tal sentido, deben amar, criar, educar, custodiar, vigilar,  mantener y asistir de manera material y efectiva a sus hijos.

Los padres tienen el deber y sus hijos el derecho que sus padres le apliquen los correctivos adecuados que no vulneren su dignidad, derechos, garantías o desarrollo integral.

La Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, señala que queda prohibido cualquier correctivo físico, de violencia psicológica o de trato humillante en perjuicio de sus hijos.

Cuando se esté en presencia de divorcio, separación de cuerpos, nulidad del matrimonio o bien de residencias separadas, la ley obliga a los padres a tener la responsabilidad de crianza.

Para el ejercicio de la custodia, es necesario del contacto directo con los hijos por parte de los padres y los hijos debe convivir por quien la ejerza.

En casos excepcionales, se podrá convenir la custodia compartida cuando sea conveniente al interés superior del niño.

En caso de desacuerdo sobre la decisión de responsabilidad de crianza, la referida a la custodia  o lugar de habitación o residencia, los padres deben procurar un acuerdo mediante la conciliación, oyendo previamente la opinión del hijo.

En caso de dificultades, cualquiera de los padres o de los adolescentes podrá acudir al Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

Cuando existan residencias separadas, el ejercicio de los demás contenidos de la responsabilidad de crianza, seguirá siendo ejercida por ambos padres.

En los casos de demanda o sentencias de divorcio, separación de cuerpos o nulidad de matrimonio, cuando los padres tengan residencias separadas, los padres decidirán de común acuerdo quien  ejercerá la custodia  de sus hijos, oyendo previamente la opinión de sus hijos.

Cuando no exista acuerdo entre los padres, respecto de quien de los dos ejercerá la custodia, el Juez lo determinara.

Lo recomendable, es que ambos padres mediante el raciocinio y del interés superior del niño, sea realizado por ambos padres y no dejarlo en manos del Juez.

Pero cuando los hijos tengan 7 años o menos, deben permanecer con la madre, salvo que el interés superior del niño determine que sea el padre.

Revisión y modificación de la responsabilidad de crianza

El Juez la puede revisar y modificar las decisiones de responsabilidad de crianza.

Esta solicitud debe ser realizada  a quien está sometida la misma, si tiene 12 años o más, o de los padres de manera individual.

También está facultado el Fiscal del Ministerio Publico.

Cualquier modificación de una decisión anterior, debe estar bien fundamentada en el interés superior del niño, quien debe ser oído, en caso que la solicitud no haya sido presentada por el niño. Pero es obligatorio escuchar la opinión del fiscal del Ministerio Público.

Representación y administración de los bienes de los hijos

El padre o la madre del menor de edad ejercen la patria potestad de sus hijos, pero la administración de los bienes de estos menores de edad y su representación en los actos civiles, se realizará mediante un nombramiento de un curador especial para su administración.

Asimismo, cuando  uno de los progenitores que ejerzan la patria potestad, es menor de edad, este sometido a curatela de inhabilitado o no sepa leer ni escribir, el otro ejercerá la administración y representación de los bienes e intereses de los hijos, previa autorización judicial.

En el caso que ambos progenitores sean menores de edad de inhabilitados y no supieran leer ni escribir, el juez competente por la materia, en este caso el del Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes,  nombrará un curador especial que se encargue de la administración de los bienes de los hijos y ejerza su representación en los actos civiles.

El Juez de oficio en este caso antes mencionado, por denuncia de quien tenga conocimiento de tal situación o a petición del representante del Ministerio Público.

El padre y la madre que ejerzan la patria potestad, procederán de la siguiente manera:

Representan en los actos civiles a sus hijos menores de edad, aun simplemente concebido y administran sus bienes.

Para realizar actos que excedan de la simple administración como seria: Hipotecar, gravar, enajenar muebles e inmuebles, renuncias a herencias, aceptar donaciones o legados sujetos a cargas o condiciones, concertar divisiones, particiones, contratar prestamos, celebrar arrendamientos o contratos de anticresis por más de 3 años, recibir la rente anticipada por más de 1 año, deberá obtener la autorización judicial del Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

También requerirá la autorización judicial para transigir, someter los asuntos en que tengan interés los niños y adolescentes a compromisos arbitrales, desistir del procedimiento, de la acción o de los recursos en la representación judicial de los niños y adolescentes.

Tampoco podrán reconocer obligaciones ni celebrar transacciones, convencimientos o desistimiento en juicio en que aquellas se cobren, cuando resulten afectados intereses de los menores, sin la autorización judicial. Pero se concederá a solicitud de cualquiera de los progenitores que ejerzan la patria potestad y se deberá notificar al Ministerio Publico.

Sin embargo, el Tribunal para la Protección de Niños. Niñas y Adolescentes para conceder la autorización respectiva, primero tiene que evaluar el caso planteado y sus respectivos antecedentes; pero deberá oír al otro progenitor y al hijo cuando tenga más de 16 años. Tomando en cuenta la inversión que haya de darse al dinero o fondos que pertenezcan al hijo.

El Juez tomara todas las precauciones del caso, pero si no lo hace será responsable de los perjuicios que se ocasionen. Contra la decisión del Tribunal que niegue la autorización solicitada, podrá apelarse dentro de los 3 días después de dictada el fallo.

 

Es importante resaltar que, la autorización del Tribunal se hará en aquellos casos necesarios o utilidad del menor. Obviamente se oirá la opinión del fiscal del Ministerio Publico, pero será para cada caso particular que se haga la autorización judicial.

El Juez del Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes podrán acordar la administración de todos o parte de los bienes y la representación de todos o parte de los intereses de los hijos a uno solo de los padres, a solicitud de este, oída la opinión del otro progenitor siempre que convenga al interés superior del niño.

En el caso de aquellos padres que ejerzan la patria potestad, no quieran aceptar una herencia, legado o donación para su hijo, tienen el deber de indicarlo al Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes y este, a solicitud del hijo, de los parientes o del Ministerio Publico o aun de oficio, el Juez del Tribunal podrá autorizar la aceptación y nombrara a un curador que represente al hijo.

En los casos que haya oposición de intereses entre el hijo y los padres que ejerzan la patria potestad, el Juez del Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, nombrara a los hijos un curador especial.

Pero cuando la controversia sea entre los hijos y uno de los padres el otro asumirá la representación.

En aquellos casos, que surja la oposición de intereses entre los hijos de una misma persona, se nombrara un curador especial a cada grupo que tenga intereses semejantes.

Es de gran importancia señalar que, la anulación de los actos ejecutados en contravención a lo antes explicado, no puede reclamarse por los padres, por el hijo y sus herederos.

 

Bienes que no están sometidos a la administración de los padres

Entre estos se encuentran los siguientes:

Los bienes que adquiera el hijo por herencia, legado, donación, pero con la condición que los padres no la administren. Sin embargo, esa disposición no se podrá imponer a los bienes que vengan por titulo de legítima. En mi blog la legítima esta  estudiada ampliamente.

Pero estos bienes que adquiera el hijo,  contra la voluntad de sus padres que ejerzan la patria potestad, en caso que se haya presentado desacuerdos entre estos, la administración de los bienes corresponde al que hubiera decidido aceptarlo.

Aquellos bienes que hayan sido excluidos de la administración de los padres, serán administrados por un curador especial, el cual será nombrado por el Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, siempre y cuando el donante o testador no haya designado a un administrador.

 

Bienes que el hijo adquiera por su trabajo u oficio por las rentas o frutos

Estos bienes que provengan de su trabajo u oficio, de las rentas o frutos del trabajo u oficio, serán administrados personalmente por el menor de edad, en el caso que haya cumplido los 16 años, en las mismas condiciones del menor emancipado.

Todos aquellos bienes que adquiera el hijo con el aporte patrimonial del padre o de la madre, mientras este bajo su patria potestad pertenece en propiedad a dichos progenitores, pero están obligados a reconocer una participación  de las utilidades o ganancias del hijo como remuneración de su trabajo y sin ninguna imputación.

Los padres de manera conjunta responderán de la administración de los bienes de los hijos y sus respectivos frutos. Pero los padres podrán deducir de las rentas o frutos, los gastos de alimentos, educación e instrucción del hijo y también para asistir a sus hermanos menores que habiten en su casa.

De igual manera, podrán utilizar parte de esos frutos o rentas para lo siguiente:

Para atender sus propias necesidades alimentarias, cuando estén imposibilitados de trabajar o carezcan de medios propios para atender sus necesidades de alimentación, autorizados por el Tribunal, pero esto debe ser demostrado al tribunal en la respectiva ocasión de la rendición de cuentas.

 

Comprobación de mala administración de los bienes de los hijos por sus padres

Esa mala administración de los bienes de los hijos que estén bajo la patria potestad de los padres o de uno de ellos, el Juez a solicitud de cualquiera de los padres, ascendientes, parientes colaterales de los hijos dentro del tercer grado de consanguinidad o aun de oficio, puede el juez conceder la administración de los bienes  al otro progenitor o nombrarle un curador especial y de esta manera los padres no podrán ejecutar ningún acto de administración.

En caso que las circunstancias lo exijan a criterio del Juez, puede autorizar a un curador para ejercer la administración activa en todo aquello que considere necesario, pero sin excederse en las facultades que la Ley le otorga a los padres en  esa administración.

El procedimiento judicial será breve y sumario para evacuar las pruebas y todas aquellas diligencias que estén dirigidas a la comprobación de los hechos alegados o aquellas que el Juez decida pertinente analizar que sean pertinentes, si procede de oficio.

En este caso el  Juez del Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, tiene todas las facultades de solicitar información y datos para el esclarecimiento de los hechos, así como ordenar la ampliación de las pruebas y todos aquellos recaudos producidos, en caso de considerarlos insuficientes.

 

Progenitor privado de la administración de los bienes del hijo

A pesar que uno de los progenitores este privado de la admintracion de los bienes de los hijos, puede oponerse, a cualquier acto que estime contrario a los intereses de sus hijos. Y para ello puede acudir al Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

 El Juez luego de haber escuchado al progenitor o al curador que tenga la administración de los bienes, tomara su decisión la cual podrá ser apelada.

Cuando uno de los progenitores que ejerzan la patria potestad sea menor de edad, que este sometido a curatela o inhabilitado o no sepa leer ni escribir, el otro progenitor ejercerá solo la administración y representación de los bienes e intereses de los hijos, pero debe ser autorizado judicialmente.

En otro aspectos tenemos aquellos padres que sean menores de edad o sujetos a curatela de inhabilitados o no sepan leer ni escribir el Juez nombrara un curador especial para que administre los bienes de los hijos y ejerza su representación en los actos civiles. El Juez de oficio es este caso, por denuncia de quien tenga conocimiento de tal situación o a petición del fiscal del Ministerio Público.

También he escrito y publicado respecto a:

 

11 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .